La costrucción estuvo fuertemente afectada por el cambio tributario que gravó con IVA a esta actividad el año 2014: previo a la aplicación efectiva hubo un impulso importante a la actividad que aceleró compras. Los años posteriores se vieron afectados en sentido inverso, pero el mercado ya tiene incorporado el IVA a los valores. Eso, sumado a mejores expectativas económicas para Chile, permiten esperar un mayor crecimiento del país para 2018, destacando la construcción y la minería.