En los países desarrollados la importancia relativa del comercio en relación a los otros sectores de la economía es creciente: a mayor ingreso per cápita, mayor importancia del sector comercio. Esto se ha dado así también en Chile, donde la proporción de empleos sólo en esta área es del 20% de la fuerza laboral y una de cada 3 empresas activas se dedican a la comercialización de bienes y servicios.